Nuestra Historia

Los orígenes de Alcorcón y de su nombre son inciertos. Existen múltiples teorías, pero si nos apoyamos en los restos encontrados por J. Pérez Barradas, lo único que se sabe es que en el Paleolítico Medio debió de existir un asentamiento estacional puesto que se han encontrado restos de sílex. (Carta arqueológica de la Comunidad de Madrid). No obstante, sí se hace mención de la existencia de restos medievales. En cuanto al nombre,  L. Palacios y José Luis Rodríguez en su libro “Alcorcón. El despertar de una ciudad desde su historia” se inclinan por la teoría de que Alcorcón podría haber sido, en sus orígenes,  una atalaya o torre vigía destinada a vigilar los movimientos de las tropas cristianas durante la Reconquista.  Pero, según el historiador Julio González las expediciones militares musulmanas nunca pasaron por Alcorcón. Tampoco los estudiosos se ponen de acuerdo en cuanto a la procedencia de los primeros pobladores. Para algunos fueron musulmanes que huyeron o fueron expulsados de Madrid tras su reconquista, para otros, fueron cristianos procedentes de La Rioja. Esta última teoría se apoya en la existencia en Alcorcón de apellidos de origen riojano.

El primer documento en el que se menciona Alcorcón es del 28 de julio de 1208 y hace referencia a la decisión de Alfonso VIII de favorecer a Segovia y ensanchar su influencia hasta Móstoles, Pozuelo y la cañada de Alcorcón. La siguiente referencia documentada es la inclusión de Alcorcón en el sexmo de Aravaca en la época de Fernando III (1217-1252).

 

Se sabe que 1383 la población fue entregada a D. Pedro de Mendoza para posteriormente volver a posesión real.En 1496, durante el reinado de los Reyes Católicos se produce la división entre las jurisdicciones de Madrid y Toledo, Alcorcón queda unida a Madrid.

La primera referencia documentada en la que se habla con extensión de la existencia del Ayuntamiento de Alcorcón se encuentra en las Relaciones Topográficas de Felipe II (respuesta del 17 de enero de 1576) en ellas se dice que es aldea de la Villa de Madrid y de su jurisdicción y lugar de realengo. Se citan como alcaldes a Antón Moreno y Martín Escolar. Vivían 177 vecinos (708 habitantes aprox.)  que ocupaban 140 casas.

Durante los siguientes años se produce un aumento de la población, debido, al parecer, a que por Alcorcón pasaba el Camino Real de Madrid a Extremadura y el camino Cañada de de Valencia y Toledo a Segovia. Pedro Rodríguez Carbajo en su libro “Alcorcón en los Archivos (años 1751-1761. El Catastro de Ensenda)” nos relata que el paso de  estos caminos por Alcorcón también provocaba molestias entre los vecinos. Así en 1761  protestaron del paso de los regimientos de soldados porque “las reses que traen a Madrid  les comen las hierbas del Prado de Santo Domingo y no pueden utilizarlo los vecinos”. A través del Catastro de Ensenada (1751-1754) sabemos que en Alcorcón vivían 227 vecinos (908 habitantes aprox.) y que existían 242 casas, muchas de ellas ruinosas. Pero lo más importante es que ya a parece el dato concreto de la existencia del importante negocio de la alfarería en nuestro municipio. En ese momento estaban trabajando 54 alfareros de los que conocemos sus nombres y apellidos. También sabemos que había 2 tabernas, 2 mesones, 2 tiendas de abacería-mercería y una carnicería.

En 1812 la mayor parte de sus habitantes abandonaron el pueblo por la escasez de alimentos y enfermedades. Su recuperación fue muy lenta y en 1847-50 sus 105 vecinos (390 almas) vivían en 80 casas distribuidas en 4 calles y una plaza, según el diccionario de Pascual Madoz.

No es hasta finales de los años 50 y principios de los 60 que el municipio empezó el camino que le ha llevado a convertirse en la gran ciudad que es actualmente. En esas fechas comienza el desarrollo urbano de Alcorcón con el inicio del barrio de San José de Valderas y la construcción en el casco urbano. En 1968 se aprueba el Plan General que irá acompañado de la aprobación de diferentes planes parciales (Plan parcial del Este, Urtinsa… ) que propiciará el establecimiento de nuevos edificios e industrias. Comienzan a trasladarse un importante número de familias y matrimonios jóvenes, que a su vez, generan un importante crecimiento vegetativo. La población pasa  de 3356 habitantes y 800 viviendas en 1960 a 46.073 habitantes y 16.525 viviendas en 1970. En 1971 Alcorcón pasó oficialmente de pueblo a villa.  Experimentando el aumento más importante de población entre 1970 a 1975 que pasa a tener 112.048 habitantes. En 1981 ya vivían en Alcorcón 140.957 personas y existían 44.573 viviendas. A partir de ese momento, el municipio ha continuado creciendo de una manera más moderada y racional, con buenas infraestructuras y equipamientos apropiados para su tamaño. Desde abril de 2005 está clasificada oficialmente como gran ciudad.

“Cuando veas salir humo
de la villa de Alcorcón,
no creas que cuecen pan;
ollas y pucheros son” (canción infantil popular)

Comentarios cerrados.