Viernes, 24 Mayo 2019 14:03

El MAVA abre la nueva sala ‘Rompiendo el techo de cristal’ exponiendo los trabajos de mujeres artistas

Valora este artículo
(0 votos)

El Museo de Arte Contemporáneo en Vidrio de Alcorcón – MAVA está de estreno. A la nueva sala de la colección Bellini & Pezzoli, se suma ahora una segunda sala de obras de mujeres artistas que nace con la vocación de romper el techo de cristal de las mujeres artistas presentes en su colección.

En la nueva sala, la Sala 2 del MAVA, ya se pueden ver las obras de veintidós artistas que ponen en evidencia la fuerza y la libertad de las creadoras. Estas artistas no son todas las que cuentan con obra en el MAVA, ya que hay otras artistas que tienen piezas expuestas en otros espacios del Museo, pero muestran un abanico de lo que son las propuestas artísticas realizadas por mujeres.

Con una variedad total en los temas elegidos y con artistas de Estados Unidos, Panamá, Méjico, Hungría, República Checa, Polonia, Reino Unido, Japón y Argentina, a las que se suman las españolas Ángeles San José, Monika Úz y Pilar Aldana- Méndez, la sala acoge miradas diversas y plurales sobre el arte contemporáneo. A las piezas de escultura expuestas se suman las instalaciones de Ángeles San José “Desaparición. Paisaje en el norte II”, de Pilar Aldana- Méndez “El alma del vacío”, de la argentina Silvia Levenson. “El plan era perfecto” de Monika Úz, “Almas al descubierto”, que petrifica el aliento.

Además, el Museo ha reorganizado la planta baja, con lo que la instalación “Luces para la memoria” de Mónica Gener, instalada en el lucernario, da la bienvenida a la nueva sala de mujeres.

María Luisa Martínez, directora del Museo ha realizado la selección de las obras y Sheila Reinoso Blázquez, conservadora de museos estatales, el texto de presentación donde explica lo que se puede ver en ella: “Contamos con obras como la relectura de la relación entre naturaleza y humanidad de María Lugossy en “El nacimiento de Venus” (1996), la coraza protectora de Philippa Beveridge o la lúdica deconstrucción de Kazue Taguchi en “Los ojos hablan más que las palabras” (2008). Especial mención requiere el simbolismo existencialista de artistas como Monika Úz, Pilar Aldana y Ana Thiel, cuyos títulos de obras coinciden en aludir al alma. Otras obras, sin embargo, se engloban dentro de los movimientos del momento. Es el caso de la propuesta orgánica de Mary Ann “Toots” Zynsky o Florence Perkins. El simbolismo de Elvira Hickert y Ángeles San José o el animismo de Raquel Stolarski-Assael e Isabel de Obaldía. La abstracción de Magdalena Kucharska (1963) o Eva Vlcková (1966). El expresionismo de Gisela Sabokova, entre otras atribuciones”.

Y es que, según señalan, “desde el MAVA, creemos que es el momento de construir un espacio de diálogo bidireccional entre artistas varones y mujeres, para procurar un enriquecimiento mutuo y así alcanzar una igualdad efectiva y respetuosa”.

El Museo, convertido en un referente nacional e internacional del arte contemporáneo en vidrio, cuenta con más de veinte años de historia, y el ayer y el hoy del MAVA de Alcorcón se entrelazan en este momento con las piezas de artistas que llegaron por la donación de Takako Sano y las que ahora ha donado Sandro Pezzoli. Las obras del Museo parten de los años 70 y más de setenta son los artistas con los que cuenta, de los que aproximadamente la mitad son mujeres.

A este adjetivo de museo paritario hay que sumar el universo de creación/ vidrio/ color que puede encontrarse en el MAVA, compuesto por las 242 piezas que aportan una visión actual, arriesgada, y moderna del arte contemporáneo con el vidrio como soporte. Ahora, esta Sala 2 del Museo, contribuye a hacer más grande el mundo porque aumenta la visibilidad de una parte de él.

Luis Galindo, concejal de Cultura invita a “conocer esta nueva sala que nos muestra de una manera especial el trabajo y la creación de la mitad de los artistas que integran nuestro Museo”.

 

 

Visto 238 veces