El Cuerpo de Policía Municipal de Alcorcón ha clausurado dos locales en la ciudad en el que se llevaban a cabo fiestas ilegales con consumo de alcohol en las que, entre los asistentes, se encontraban menores. Los cierres tuvieron lugar en la avenida de Polvoranca y en la plaza de Santiago de Compostela.

 

Efectivos de Policía Municipal se personaron en el primer establecimiento sobre las 12 de la noche del domingo 5 de febrero cuando se percataron que en exterior del local se encontraban un grupo de individuos que entraban y salían del mismo. Una vez en el interior, se comprobó que el af­oro superaba las 150 personas, con el consiguiente riesgo para la seguridad de los allí presentes, agravándose al estar entre los asistentes varios niños y bebés en las mesas del local y la barra de bar.

 

Tras identificar al responsable del evento que lo calificó como “celebración familiar”, éste admitió que había alquilado el recinto para llevar a cabo una fiesta hasta las 7 de la mañana, por un importe de 700 euros, sin contar con los respectivos permisos, seguros y licencia de actividad lo que supone varias infracciones graves a la Ley de Espectáculos Públicos de la Comunidad de Madrid. Tras cesar el evento, los efectivos procedieron a levantar acta de lo sucedido

 

Habemus Party” deja sin celebración a 86 personas

 

Por su parte, en plaza de Santiago de Compostela, los agentes reciben un aviso por la supuesta sustracción de un bolso en el interior de un local que recibe el nombre de “Habemus Party”. Se trasladan al recinto y comprueban, sobre las 2 de la mañana, que se está celebrando una fiesta con presencia de menores consumiendo alcohol. Inmediatamente se llevó a cabo la identificación del responsable del evento, al que se le solicita la documentación del local.

 

Ante el requerimiento de los agentes, el joven asegura que desconoce dónde pueden encontrarse los papeles del establecimiento y señala haber recibido instrucciones por parte de un familiar, al que corresponde la titularidad del local, para encargarse de expedir bebidas a los jóvenes de la fiesta, indicando que el local se utiliza para alquilar a particulares interesados en organizar fiestas privadas y que los responsables de controlar si en el recinto hay bebidas alcohólicas son los que alquilar dicho espacio.

 

Deficientes medidas de seguridad

 

Los agentes de Policía Municipal proceden a inspeccionar el local observando varias deficiencias entre las que cabe destacar las condiciones de salubridad e higiene, no siendo las adecuadas al encontrarse prácticamente la totalidad del suelo mojado, especialmente la salida de los baños; la existencia de cables sueltos con fácil acceso por cualquiera de los asistentes, luces descolgadas y enchufes en mal estado, con los posibles riesgos de seguridad para los clientes.  

 

Asimismo, el recinto no disponía de carteles reflectantes en la entrada de los baños y de dos almacenes que no estaban cerrados con llave y que informasen que no es una ruta de evacuación en caso de emergencia. Además, el local disponía de extintores de incendios, no así en el interior de la barra, pero éstos no habían sido revisados desde el año 2015.

 

Entre las infracciones que detectaron los agentes también estaba la ausencia de carteles informativos en los que se dejara clara la prohibición de venta e ingesta de bebidas alcohólicas a menores de edad; la prohibición del consumo de tabaco en el interior de recinto o de cartel exterior identificativo de la actividad y la licencia concedida. El local también carecía de hojas de reclamaciones a disposición de los clientes. Resulta especialmente grave la localización por parte de Policía Municipal de varios menores de edad entre los presentes en el local, hecho que supone una de las infracciones mas graves que la legislación de espectáculos públicos prevé.

 

La quinta teniente de alcalde y concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Alcorcón, Ana Gómez, felicitó a la Policía Municipal por su excelente labor y aseguró que “las intervenciones de los agentes demuestran la efectividad y eficacia de los mismos a la hora de controlar y atajar inmediatamente cualquier actividad ilegal que se lleve a cabo en la ciudad, siempre en pro de la seguridad de los vecinos”.

 

Además, explicó que en estos casos, los cierres se agravan con la presencia de menores, con sanciones de hasta 60.000 euros, y con las claras deficiencias de seguridad, licencia de actividad y ausencias de seguros, por lo que se aplican sanciones muy duras a los responsables que podrían llegar a los 600.000 euros.El seguimiento de actividades comerciales que no cuentan con las respectivas licencias es perseguida de manera constante por parte de los agentes de Policía Municipal ya que habitualmente conlleva la puesta en riesgo de los consumidores que acuden a estos eventos.

En 2016, Policía Municipal clausuró dos locales que llevaban a cabo actividades de ocio y restauración de manera ilegal con presencia de menores y de alcohol. La venta y consumo de bebidas alcohólicas a menores puede conllevar multas de hasta 600.000 euros, como la que se interpuso al responsable del local “Dance Factory” que, a pesar de contar con licencia de actividad, no respetaba la ley prohíbe la venta de alcohol y tabaco a personas menores de 18 años.

En la nueva Ordenanza municipal se tipifica como infracción muy grave

El Ayuntamiento de Alcorcón, a través de la Concejalía de Servicios Sociales, Discapacidad, Inmigración, Participación y Cooperación que dirige la edil Pilar Araque, hace un llamamiento a todos los vecinos del municipio para que no abandonen a sus mascotas. Desde la Concejalía, se recuerda también que en la nueva Ordenanza Municipal, el abandono animal está tipificado como infracción muy grave y lleva consigo sanciones que pueden llegar hasta los 3.000 euros.


“Las personas que tenemos gatos o perros en casa, debemos saber que hoy en día existen muchas alternativas para no desatenderlos ni abandonarlos. Desde un amigo o familiar que lo cuide durante nuestra ausencia, hasta residencias caninas, e incluso cada vez más, establecimientos que permiten que nos alojemos con ellos. Los animales no son juguetes, son seres vivos, y si no somos conscientes de que abandonarlos porque nos vamos de vacaciones, es inhumano y egoísta, y probablemente acabe con su vida, es que no merecemos que compartan sus vidas con nosotros. Si no somos capaces de cuidarlos durante toda su vida, no sólo cuando son pequeños, es mejor que no tengamos ninguno.”, ha afirmado la concejal.


El municipio de Alcorcón es un referente en defensa y protección animal, y cuenta con el Centro Integral de Protección Animal (CIPA) en el que no se realizan sacrificios de los animales que allí se encuentran. “El abandono de los animales, ya sea en un Centro o en la calle, acaba finalmente con la muerte de estos animales porque, aunque a algunas personas les parezca mentira, los animales sienten y padecen como nosotros. Al abandonarles pierden el apetito, se sumen en una profunda tristeza y todo ello desemboca en su muerte”, ha finalizado la concejal.

 

Publicado en Alcorcón