30 Enero, 2017

Teatro

 Teatro Buero Vallejo

El 20 de septiembre de 1994 abría sus puertas el Teatro Buero Vallejo. Ese primer día se subió el telón para escuchar los acordes de la Orquesta de Coros y Danzas de la Comunidad de Madrid. En ese momento llegaron los aplausos que fueron los primeros de los muchos que se escucharían con el paso de los años en el Teatro.Porque el público que acude al Buero Vallejo es un público aficionado al teatro, que siempre reconoce el trabajo sobre el escenario y es tan generoso con las compañías como las compañías lo son con su entrega en el trabajo actoral y musical.

El Teatro Buero Vallejo está enclavado en el Centro Municipal de las Artes y estas son las cifras: 12.000 metros cuadrados de superficie repartidos en cuatro plantas, 975 butacas, cuatro salas de exposiciones, biblioteca infantil, juvenil y de personas adultas. El Teatro cuenta con seis camerinos, a los que se añade un séptimo de cambio rápido y el escenario cierra con un telón rosa a la americana o a la italiana.

Todo para definir un teatro que nació con una clara vocación que hoy mantiene viva: convertirse en motor cultural de la ciudad. En la calle, a la entrada del recinto, una representación realista en bronce de quien fue uno de los escritores clave de la literatura española del siglo XXI, una escultura de don Antonio Buero Vallejo, obra del escultor madrileño Rafael Muyor. Se trata de un homenaje público a una figura que reconocía “haber vivido mucha vida” aunque no se sentía historia. Pero él era pura historia, creador de un teatro con la palabra como compañera fiel en su línea de realismo y compromiso social.

Dramaturgo de referencia, además del favor del público contó con el reconocimiento de la crítica y del mundo académico: Ganador del Premio Lope de Vega en 1949 con Historia de una escalera, Premio Nacional de Teatro (1980), Premio Cervantes (1986), Premio Nacional de las Letras (1996) y Premio Max Honorífico (1999).

Con todos sus años de presencia dinámica y activa en la ciudad, el Teatro Buero Vallejo sigue apostando por una programación abierta a diversos géneros: su escenario acoge teatro, danza, música, zarzuela, flamenco y un repertorio estable de teatro infantil para público familiar.